Maduro: una victoria inminente el 28J

Como todos saben el 28 de Julio (28J) del presente año se realizarán las Elecciones Presidenciales en Venezuela. Compiten en ella 10 candidatos: el actual presidente, Nicolás Maduro Moros, quien aspira a la reelección y 9 candidatos de una fragmentada oposición.

No hay, pues, en Venezuela una sola oposición, sino varias oposiciones. Hay una que destaca por su originalidad, porque la batuta la lleva una señora inhabilitada (MCM) quien es la portaestandarte del afiche de quien sí es candidato, pero no quiere serlo. A decir de Pérez Pirela, el "candidato pendón"

Todos los candidatos opositores, quien más, quien menos, son portavoces del planteamiento neoliberal de minimizar la participación del estado en la gestión de los servicios públicos (gas, electricidad, agua, gasolina, etc.) y por esa vía apoderarse de nuestras riquezas.

Destaca en esta tarea la susodicha MCM, y por ello ella ha sido atacada desde todas partes, incluido naturalmente nuestro candidato. En nuestro criterio, yerran quienes sostienen que Nicolás contribuya a "victimizar" dicha ciudadana y con ello indirectamente favorecerla.

A MCM hay que desenmascararla y exponerla tal cual es ante el pueblo venezolano. No se trata en todo caso del ataque a una persona y menos aún a una mujer. Es el enfrentamiento a una política que representa la entrega de nuestras riquezas y el darle la espalda a nuestra dignidad de hombres y mujeres hijos de libertadores.

En esa tarea de desnudar sus verdaderos intereses se corre el riesgo que pueda haberse incurrido en ciertos excesos. Eso es sencillamente inevitable y secundario. Nunca serán pocos, ciertamente, en el trato a una traidora o traidor de su calaña.

En definitiva, y eso es lo importante, el 28J se enfrenta el pueblo contra su enemigo estratégico, contra su enemigo histórico, el imperialismo norteamericano y sus lacayos externos e internos. Esto a riesgo de que suene a lugar común, es una verdad del tamaño del sol e inocultable.

Se produce este enfrentamiento en momentos cuando en el mundo se da la más crucial pugna geopolítica de los últimos tiempos. La lucha por la pretensión estadounidense de seguir hegemonizando el mundo, y la insurgencia de un mundo pluripolar y multicéntrico liderado por dos grandes países desarrollados, como lo son China y Rusia.

Los dos principales contrincantes de las elecciones del 28J se han alineado en cada uno de los polos de esa contienda geopolítica a nivel planetario. El desconocido candidato, que lo es sin querer serlo, con su tutora, como es de suponer, está al lado y al servicio de la pretensión hegemónica.

Venezuela, como ha sido público y notorio en los últimos años se sitúa al lado de la definitiva consolidación del Mundo Pluripolar y Multicéntrico. Allí coincide con un grupo de países aliados con los cuales ha firmado acuerdos de común interés.

Prevalece en la concepción del Mundo Pluripolar y Multicéntrico, el concepto impulsado por China: de "comunidad de futuro compartido para la humanidad", donde los países se interrelacionan entre ellos, "prevaleciendo la comunidad de intereses que enfatiza la comunicación y entendimiento entre pueblos y sus culturas, que hace posible la paz y armonía mundiales".

La relación ya no es la opresión del más fuerte sobre el más débil, y la expoliación de las riquezas y materias primas del más fuerte, en detrimento de más débil- Se trata, por el contrario de una relación ganar-ganar donde el interés de cada quién, no tiene que estar en perjuicio del otro.

Se trata, pues, de una confrontación que se da a nivel local, en un contexto global de transición, donde "lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer". En los tiempos por venir, todas las elecciones y disputas políticas y sociales, estarán signadas por este denominador común.

El resultado de estas elecciones del 28J tienen una importancia continental y global. No es nada presuntuoso señalarlo. Estamos hablando del país con las reservas probadas de petróleo más grandes del planeta, y la energía, como se sabe, mueve y dinamiza el mundo.

Los planteamientos de Maduro se inscriben en una direccionalidad coherente que han guiado sus acciones de gobierno en los últimos 11 años. Ha sido esa coherencia, lo que ha permitido que nuestra economía haya venido creciendo, lenta pero sostenidamente en los últimos cuatro años. Simultáneamente fue detenida la hiperinflación que nos agobiaba debido al bloqueo y a las Medidas Criminales Unilaterales (MCU).

Hoy, la política cambiaria ha logrado la estabilidad más duradera de los últimos doce años y se anuncia una inflación al culminar el año 2024 de un 50%, algo que pareciera increíble si recordamos las cifras de seis dígitos (más de 300.000%) en el año 2016.

En un ambiente de diálogo, paz y estabilidad institucional nos acercamos al 28J, cuando la oposición más violenta tiene una influencia de muy poca fuerza en la población. Sin embargo no deja de existir una cierta tensión que no hay que descuidar.

En nuestra opinión estamos en las vísperas de una victoria holgada de Nicolás Maduro Moros. Victoria que está sustentada en hechos tangibles, como los que hemos venido señalando. Por eso también creemos que el panorama para los años venideros en Venezuela es esperanzador.

Sólo Maduro es garantía de paz, estabilidad institucional y recuperación económica en el próximo sexenio. Cualquier otro resultado conduciría a una política de sumisión a los intereses del enemigo estratégico y a la natural reacción de un pueblo que ha decidido ser libre y soberano, constructor de su propio destino.

Entonces, dentro un contexto político por demás complejo, el venezolano de calle, el de a pie, irá a votar sin dejarse engañar por esos cantos de sirena de una oposición que hoy le dice una cosa y mañana otra.

La conciencia política del venezolano, no es hoy lo que era antes. Esa conciencia dio un salto cualitativo que no da vuelta atrás. Ella por el contrario se ha venido acrisolando en medio de las dificultades que el enemigo estratégico y sus serviles internos, han propiciado con el bloqueo criminal.

Ese sencillo acto de votar tiene un alto significado, que a lo mejor no es percibido en su profundidad por el que en ese instante deposita su voto. Se vota por el interés a corto plazo de que las cosas continuarán mejorando. Pero el horizonte es mayor, aunque a primera vista, no pueda ser percibido. Ese voto tiene la importancia de influir en la correlación de fuerzas a nivel continental y global, como influyó sin duda alguna, el reciente triunfo de Claudia Sheinbaum en Méjico.

Nicolás Maduro Moros será reelecto presidente de todos los venezolanos el 28 de julio próximo. Intentarán embochinchar al país, pero no podrán. Nuevamente serán derrotados por la unidad del pueblo y sus fuerzas armadas. La Unidad Cívico Militar, cada vez más fortalecida, los hará retroceder.

Ya tendremos oportunidad de referirnos a las perspectivas políticas, económicas y sociales después del 28J.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Hugo Márquez

Ingeniero Electricista (UNIVERSIDAD DE ORIENTE),Especialización en Gerencia Pública, Diputado a la Asamblea Nacional por el Estado Anzoátegui (20062011)

 [email protected]

Visite el perfil de Hugo Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: