En Venezuela. las instituciones están convertidas en partido

La institucionalidad en cualquier nación es sinónimo de organización, democracia y separación de poderes.
Se ejercen funciones desde el gobierno para el desarrollo y el beneficio de la colectividad. Un servicio del Estado directamente vinculado con el gobierno. En Venezuela, se estrechan cada vez más la distancia entre el ejecutivo con los otros poderes y esto disminuye la capacidad de respuestas a la ciudadanía de manera adecuada.
La actividad cultural por ejemplo debe proyectar una sociedad libre y creativa, sin ataduras a discursos alineados con los que dominan el escenario político del país.
Hacer presencia en un acto de carácter público y escuchar en primer lugar una arenga a favor del gobierno. Diligenciar un documento o tratar de solucionar cualquier problema legal, y encontrarse que las oficinas son sedes de propaganda partidista, causa desconcierto y es a su vez una ofensa a la ciudadanía que no tiene nada que ver con partido alguno y en este caso, con el que gobierna actualmente en Venezuela.
Es ofensa porque permite deducir que los miembros del gobierno tienden a ver como algo pueril, el libre pensamiento y las instituciones del Estado, están en la obligación de servir a todos y cada uno de los ciudadanos, por ser públicas y asumir una acción neutral en la sociedad, pues deben ser ejemplo de una práctica democrática, porque esa es la esencia de una de las formas de libertad.
Lo desconcertante de todo esto es la generalización del avasallamiento discursivo oficialista.
Es inconcebible como se violenta el derecho social público y se impone la narrativa politiquera en todo el país.
Es vergonzoso escuchar la retórica de los funcionarios en todo evento social y cultural, dicho sea de paso, con un lenguaje gracioso del todos, todas y todes.
¡ Que cursilería !
Es recomendable a los representantes del gobierno, tengan en consideración, que la totalidad de la población tiene el derecho de asistir a actividades públicas libres de la ya cansona verborrea "socialista", es un circunloquio interminable y lleno de clichés dirigidos a una militancia en específico.
Venezuela merece una institucionalidad seria, responsable y políticamente amplia. Los espacios que necesitan los ciudadanos en general, no debe utilizarse para constante campaña política, eso es violencia.

¡ Cosas veredes que no crederes !
¡ El pueblo debe ser respetado !



Esta nota ha sido leída aproximadamente 424 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 [email protected]      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: