Carabobo entre Chávez y las expoorgias

La anatomía del poder político en Carabobo degenera con copiosa rapidez. Toda la actividad pulsátil que hace funcionar los mecanismos de la decencia y honestidad del aparato de la administración pública ha sufrido graves alteraciones provocando el principio de un colapso de la gobernabilidad.

Era de esperarse, entonces, que lo ocurrido en la expoorgia de Valencia haya sido el grotesco espectáculo protagonizado por los actores más lumpen de la sociedad, que actúan en este caso en correspondencia con lo que se viene promocionando y difundiendo desde la gobernación. En tal sentido, no cabe asombrase que sean estos individuos de hábitos delincuenciales los que se hayan convertido en el centro de la expoorgia; ya que es este sector de la población carabobeña los que más se identifican con los despropósitos que se llevan a cabo desde el capitolio regional.

Hace ya bastante tiempo que venimos diciendo que Lacava no es otra cosa que un simple instrumento de intereses antinacionales que se trazaron como objetivo destruir las bases morales y políticos sociales del chavismo, y para conseguir esto comenzaron por desbaratar toda la simbología de este movimiento sustituyéndola por una bazofia ideológica, al mismo tiempo que desarticulaban al Psuv como un partido revolucionario hasta convertirlo en lo que hoy es…y, finalmente, usurpar los bienes públicos para obstruir la transición al socialismo, para finalmente repartirse la torta.

Lacava ha podido cumplir, hasta ahora, con el mandado que se le trazó, de enviar a la casa a la fuerza política y cultural más poderosa; el chavismo contando con el silencio cómplice y cobarde de los pseudodirigentes de la dirección del Psuv. No obstante, esta derrota es pasajera, porque el chavismo popular, el que está resteado con el socialismo y con los intereses de todos los trabajadores, solamente está esperando una coyuntura favorable para insurgir y tomar las riendas del timón averiado temporalmente por falta de vigilancia revolucionaria y la traición . Rafael Lacava es una carta descubierta de los intereses norteamericanos contra la Revolución Bolivariana.

Los hechos acontecidos en la expoorgia de Valencia se prestan para suponer que terminaran agrietando la manifiesta protección que Maduro le concede a Lacava, porque así lo que hará es restarle votos a su reelección. De nada vale que éste último ahora le tire toda la culpa a su comodín y pupilo, el alcalde de Valencia, pretendiendo así lavarse las manos como lo hizo su paisano Poncio Pilatos, dejando esta vez, no a Jesús, sino a Julio en la estaca.

Es bien sabido, que la estabilidad política de Rafael Lacava es extremadamente frágil, depende y se sostiene básicamente de la confirmación que maduro le dedique, y del ajuro apoyo táctico que Diosdado está obligado a otorgarle. Sin embargo, el problema siempre se presenta cuando el gobernador impuesto tiene que corresponder con decoro a ese apoyo; es que el mayor déficit de Lacava es la decencia.

En otros eventos similares a la expoorgia de Valencia, draculin no ha tenido el menor cuidado en celebrar y bailar que en el mundo que él propone también está presente la mariguana y la bebida. Por supuesto, la sociedad que el plantea es la misma Venezuela del atraso, la dependencia, el subdesarrollo llena de desigualdades y de explotación. A eso se reduce Lacava.

Empero, como las contradicciones se están haciendo cada día más fuerte en el madurismo, estamos seguro que las fracciones contrarias que no quieren a draculin, estarán pensando cómo le sacan provecho a esta embarrada, y seguramente moverán sus piezas para asestarle el jaque mate final que han deseado darle desde hace tiempo.

Los signos de desgaste de Lacava ya son definitivos y tienden a acrecentarse. Su gran problema, y que también lo tienen sus enemigos internos dentro del partido, es no contar con el apoyo del chavismo popular así le ponga lucecitas a todas las calles. Todo el mundo sabe que es gobernador por tres razones, porque Chávez está muerto, porque Maduro lo sostiene y porque la actuación de los dirigentes del Psuv en Carabobo ha sido un desastre.

Pero a pesar de los terribles daños que esta lumpen burguesía ha cometido contra el pueblo carabobeño, puede anticiparse que hay la posibilidad y existe el potencial para reconstruir la vida sobre nuevas condiciones de felicidad, mayor justicia social, libertad política y desarrollo económico. La tarea del chavismo es hoy, y no puede ser otra, sino reunir a todas las fuerzas democráticas que hay en el estado para tomar el poder político y desarrollar el Plan de la Patria 2013-2019 que dejó Chávez. Pero es necesaria primero la construcción de un Frente Unido del Pueblo que inmediatamente desaloje del poder al draculismo que no es más que la expresión de la vieja y obsoleta sociedad que con Chávez habíamos empezado a superar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 598 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: