ONU: Más de medio millón de palestinos huyen de Rafah y el norte de Gaza

Una explosión causa una humareda en la Franja de Gaza

Una explosión causa una humareda en la Franja de Gaza

14 de mayo de 2024.- Más de medio millón de palestinos se han visto desplazados en los últimos días por la escalada de las operaciones militares israelíes en el sur y el norte de Gaza, dijo Naciones Unidas este martes.

Alrededor de 450 000 palestinos fueron expulsados de Rafah, en el extremo sur de la Franja, en la última semana, indicó la agencia de la ONU para los refugiados palestinos.

Antes del inicio de las operaciones israelíes en la ciudad, allí se cobijaban alrededor de 1.3 millones de personas.

Las órdenes de evacuación emitidas por el ejército el sábado han desplazado por el momento a unas 100 000 personas, dijo el vocero adjunto de la ONU, Farhan Haq, a reporteros el lunes.

Según funcionarios palestinos, los ataques israelíes sobre la zona centro del sitiado enclave se cobraron la vida de al menos 12 personas durante la noche y la madrugada del martes.

La Defensa Civil explicó que sus efectivos de emergencias recuperaron ocho cadáveres de entre los restos de una vivienda de tres plantas arrasada en el campo de refugiados de Nuseirat. Cuatro de los fallecidos, incluyendo dos hombres de unos 60 años y dos mujeres, fueron trasladados a un hospital próximo.

Un total de 82 personas muertas por fuego israelí fueron trasladadas a hospitales de la Franja en las últimas 24 horas, además de 234 heridos, de acuerdo con los datos del Ministerio de Salud de Gaza.

En la última semana, a través de los pasos fronterizos del sur del territorio no ha entrado alimentos. Alrededor de 1.1 millones de palestinos en Gaza enfrentan niveles catastróficos de hambre y están al borde de la inanición, y en el norte la situación es de “hambruna total”, de acuerdo con la ONU.

La campaña de bombardeos aéreos y las operaciones terrestres israelíes de los siete últimos meses en el territorio palestino se han cobrado la vida de más de 35 100 personas, en su mayoría mujeres y niños, según los datos de las autoridades de salud locales.

Por otra parte, Human Rights Watch dijo que Israel ha llevado a cabo al menos ocho ataques contra trabajadores humanitarios y sus convoyes, y mató a al menos 15 personas —incluyendo dos menores — desde el inicio de escalada militar.

El grupo de defensa de los derechos humanos, con sede en Nueva York, explicó en un reporte publicado el martes que, en todos los casos, los grupos humanitarios habían proporcionado sus coordenadas a las autoridades israelíes para garantizar su seguridad, y no recibieron advertencia alguna antes de unos incidentes, que dejaron al menos 16 heridos.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU afirma que más de 250 trabajadores humanitarios han muerto en el enclave desde el inicio de la ofensiva israelí, en su mayoría empleados locales de la agencia para los refugiados palestinos, el principal proveedor de ayuda en el territorio.

Naciones Unidas indicó que uno de sus trabajadores internacionales murió y otro resultó herido cuando su vehículo, claramente marcado con las siglas de la institución, fue atacado. No dijo quién era responsable ni reveló las nacionalidades de los trabajadores.

HRW señaló que los ocho incidentes que documentó “revelan fallos fundamentales con el llamado sistema de desconflictuación, pensado para proteger a los trabajadores humanitarios y permitirles prestar una ayuda humanitaria vital en Gaza con seguridad”.

Belkis Wille, director adjunto de crisis, conflictos y armas de HRW, dijo que “los aliados de Israel tienen que reconocer que estos ataquen han matado a trabajadores humanitarios han ocurrido una y otra vez, y deben parar”.

Israel recibió duras críticas el mes pasado tras una serie de ataques que mataron a siete cooperantes de la ONG World Central Kitchen, fundada por el célebre chef José Andrés.

Israel reconoció que sus fuerzas habían cometido un error en ese caso. Más tarde anunció la destitución de dos oficiales y la amonestación a otros tres por los errores en la gestión de información crítica y por la violación de las normas de combate del ejército.

Las organizaciones humanitarias sostienen que su capacidad para proporcionar asistencia vital a los 2.3 millones de residentes en Gaza se ha visto obstaculizada por las restricciones israelíes, los combates en curso y la dificultad para la coordinación de sus movimientos con el ejército.

Human Rights Watch dijo que Israel no respondió a una petición de información acerca de los ataques enviada el 1 de mayo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2950 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter