Activistas del Foro Social Mundial desentrañan las raíces de ocupación israelí de Gaza

Activistas del FSM apoyan a Gaza, condenan genocidio israelí

Activistas del FSM apoyan a Gaza, condenan genocidio israelí

19 de febrero de 2024.- Romi Ghimire lleva una vida ocupada al frente de una organización sin fines de lucro dedicada a la población rural de Nepal, pero también se siente impulsada a hacer algo por Gaza. «Están sucediendo muchas cosas en el mundo, pero en este momento el genocidio en Gaza es el más urgente», refirió dentro de la carpa palestina en el Foro Social Mundial (FSM) en Katmandú.

"Lo estamos viendo en vivo…. Lo vemos a diario: cada mañana y cada noche lo consumo y no puedo dejar de pensar en ello. No puedo fingir que no está sucediendo", dijo Ghimire a IPS. "Tenemos que crear conciencia sobre esto en todo el mundo porque somos lo único que tenemos (los palestinos). No tienen armas ni municiones, ni fuerzas armadas; solo tienen gente como nosotros".

"Gente como nosotros" incluye a los aproximadamente 30 000 activistas que se espera asistan al FSM, la reunión mundial anual de activistas sociales, que se celebrará este año en Katmandú, la capital de Nepal, hasta este lunes 19.

Esta cuadra del centro de la ciudad está repleta de activistas, que se apresuran para llegar a un taller programado o se codean con pares de más de 90 países en medio de tiendas de campaña blancas instaladas como aulas temporales en un recinto ferial.

El actual ataque de Israel a Gaza, en respuesta a un ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre de 2023, es una de las cuestiones más discutidas.

El viernes, el Dr. Varsen Aghabekian habló ante 30 activistas de Nepal, el sur de Asia y el mundo. Aghabekian, ex comisionado general de la Comisión Independiente Palestina para los Derechos Humanos, detalló la historia que culminó con la ocupación de Palestina por parte de Israel, enfatizando las raíces profundas de los ataques actuales.

Estrategia demográfica

Por ejemplo, en el Mandato de Palestina (como se lo conocía en 1947), los palestinos constituían 93 % de la población y los judíos 7 %. Para 2023, la composición había cambiado drásticamente: los palestinos representaban el 51% y la población judía 49 %, dijo Aghabekian, calificando el proceso como parte del "borrado" de Israel.

La "anexión" histórica incluye la toma de posesión de propiedad pública y privada. En 1947, el 90 % de esas propiedades pertenecían a palestinos; en 2023 habían quedado relegados a 22 % de la Palestina histórica.

Las leyes y políticas israelíes "institucionalizan la superioridad y privilegian el estatus de los judíos", añadió Aghabekian. Reservan el derecho de autodeterminación en Israel exclusivamente para el pueblo judío y declaran al hebreo como idioma oficial del estado, degradando al árabe, que había sido el segundo idioma oficial del país.

"Con razón llamamos (a la situación) apartheid, pero cuando lo hacemos muchos países occidentales fruncen el ceño y dicen: ‘¡No puede ser!’… Israel está tratando de proyectar que un estado ocupante es una víctima de nuestra resistencia y nuestra violencia (pero) tenemos derecho a resistir como pueblo ocupado que quiere ser liberado", dijo.

En última instancia, Israel debe hacer la paz con los palestinos, añadió Aghabekian. "Si ellos están prosperando y nosotros sufrimos, no habrá paz. El genocidio de Gaza, a pesar de sus desastres, es una oportunidad… incluso Estados Unidos dijo seriamente "tal vez deberíamos pensar en la solución de dos Estados". Creo que estamos avanzando hacia eso".

Israel no solo está tergiversando su ocupación y su actual ataque a Gaza, sino que la situación ha revelado la hipocresía de la tradición legal, religiosa y cultural occidental, argumentó Mitri Raheb, primer presidente de la Universidad Dar-al-Kalima en Belén, quien habló después de Aghabekian.

La respuesta de Israel al ataque de Hamás ha revelado al "Dios guerrero", no al Dios de la paz, señaló Raheb, citando un ejemplo personal. Un obispo alemán que conoció aconsejó a los palestinos que permanecieran no violentos.

Pero apenas unas semanas después, Raheb, quien también fue pastor de la Iglesia Luterana de Navidad en Belén desde 1987 hasta 2017, vio al obispo en la televisión pidiendo a los países occidentales que proporcionaran a Ucrania tanques para contrarrestar la invasión rusa.

Los palestinos, añadió, solían "creer y luchar por los derechos humanos porque pensaban que eran internacionales, que eran para todos. Pero estoy empezando a cuestionar eso. Creo que los derechos humanos estaban destinados a los europeos blancos, por lo que ya no se matarán entre sí, pero está bien si el imperio mata al resto del mundo".

"Negocios del colonialismo"

El experto jurídico Wasem Ahmad analizó la estructura económica que sustenta la ocupación de Israel. "Israel ha refinado el arte de la colonización a través de lo que yo llamo la mejor práctica empresarial del colonialismo, que invita a actores y corporaciones multinacionales a invertir en su proyecto colonial. Y eso da un incentivo económico para garantizar que las posiciones políticas apoyen a Israel".

Ahmad, un estudioso de los derechos humanos, dijo a IPS que reconoce las limitaciones del sistema de derechos humanos. "Cuanto más haces este trabajo, más cínico te vuelves con respecto al sistema tal como lo propone. (Los derechos humanos) parecen muy buenos sobre el papel, pero cuando intentas ponerlos en práctica te das cuenta de que hay muchos obstáculos políticos para esa realización y que tiene que ver con los intereses imperiales más amplios en juego".

"Nuestro papel", continuó, "es impulsar ese sistema y comprometerlo, y obligar a girar las ruedas de la justicia. O funciona en nuestro beneficio o lo exponemos y con el tiempo ese sistema cambiará, incluso si requiere una avería para reconstruirlo".

Pero oponerse a la colonización de Israel a través del sistema legal es solo un enfoque, añadió Ahmad. "La idea de que solo voy a confiar en los mecanismos legales, ignorando que la ley es una construcción social conectada a intereses y creencias económicas, políticas y culturales en la sociedad, ignora esa realidad".

A pesar de su crítica de las tradiciones legales y culturales de Occidente, Raheb dijo que se sentía revitalizado por las multitudes de personas en todo el mundo y en el FSM que protestaban contra los ataques de Israel. "Gaza fue la llamada de atención para todos nosotros. Y creo que en el futuro esto se volverá cada vez más fuerte… Gaza impulsó al Sur global porque fue la lupa: de repente pudimos ver con claridad. Ese fue el punto de inflexión".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3721 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter