Patentes de corso

Las patentes de corso fueron licencias otorgadas a navegantes privados por autoridades territoriales que no contaban con fuerza naval suficiente para expandir su poder durante la llamada Era de las Velas.

Licencias que convertían a los Piratas y demás propietarios de embarcaciones privadas en Corsarios autorizados a atacar, asaltar, destruir barcos, puertos y poblaciones declaradas "enemigas" por los emisores.

Si bien existen diferencias notables sobre el momento de inicio y el uso uso defensivo u ofensivo de esa práctica, parece haber consenso en cuanto a su caída en desuso, a mediados del siglo XIX, a raíz de la firma del Tratado de París que puso fin a la Guerra de Crimea.

¿Desuso? Sí, pero relativo. Las patentes y su administración desaparecieron formalmente pero su espíritu y su ejercicio con intenciones de dominio siguen presentes, adaptados a la dinámica moderna/colonialista/capitalista que las generó.

Si no fuera así, qué sentido tendría la inversión hecha por naciones licenciantes en libros, películas.. dirigidos a niños y jóvenes donde los emisores de las Patentes son "los buenos"; los Piratas y Corsarios, personajes interesantes, valientes y adorables (Con excepción del capitán Garfio) y los asaltados, saqueados o asesinados, "los malos". Guión reiterado en medios tradicionales y en los videojuegos con los vaqueros, los agentes de seguridad y los miembros de los cuerpos armados de EEUU, sus socios, sus satélites y sus lacayos.

O es que no sigue vigente la patente de corso "providencial" que validó la apropiación violenta de la Tierra Prometida norteña por parte del Pueblo Elegido -blanco, anglosajón, protestante- para concretar el Destino Manifiesto de EEUU: gobernar al mundo.

O no son equivalentes a otorgar o disponer de patentes de corso:

  • El Derecho al Veto que disfrutan los Estados miembros permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU, ejercido constante y arbitrariamente por EEUU contra naciones o pueblos "enemigos". La auto legitimación de la aplicación de medidas coercitivas unilaterales. La inmunidad judicial que gozan los militares residentes en las bases instaladas por EEUU o la OTAN fuera de su territorio.

  • El uso de organizaciones privadas -Blackwater entre ellas- para sustituir o complementar ejércitos formales o para perpetrar crímenes que no pueden asumir las fuerzas regulares -paramilitares en Nuestra América- o mercenarios individuales para asesinar personajes incómodos para el estatus dominante.

  • El "apoyo" prestado ya en 1917 por el gobierno británico al establecimiento de un "hogar" para el pueblo judío en la región de Palestina (Declaración de Balfour) que ha desembocado en el dolorosísimo genocidio del pueblo palestino.

  • Los derechos concedidos a multinacionales mineras para explotar recursos naturales en territorios ajenos, como el coltán en la República Democrática del Congo, sin tomar en cuenta su costo para congoleses, africanos y la humanidad.

  • Las licencias que disponen las consorcios transnacionales para financiar, producir y comercializar alimentos, fármacos probadamente nocivos para la salud: azúcar refinada, gaseosas, algunos medicamentos para bajar el colesterol…

  • Las licencias invisibles que disponen a los capos del contrabando y la distribución de drogas, armas, de personas, órganos…que generan la otra cara del PIB global

Por último y especialmente importante para nosotros en este momento: Es que no equivalen a patentes de corso el apoyo, los recursos y las facilidades otorgadas por EEUU y la UE a individuos nacidos en Venezuela -no merecedores de nuestro gentilicio- dispuestos a vender su alma al diablo para tomar por asalto el poder política y entregar definitivamente la conducción de nuestra querida Patria al imperio norteño

No lo lograrán, venceremos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 713 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 [email protected]      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor