La lucha por la hegemonía. Estados Unidos, China o Rusia

La lucha por la hegemonía actual en el mundo debemos entenderla como una manifestación de la lucha de clases, que se expresa a través de naciones enfrentadas, en conflicto, o grupo de ellas coaligadas, pero representando a clases concretas en el interior de cada país. Esta lucha de clases aunque actualmente no está expresada claramente, se encuentra imbuida por un contexto ideológico acerca de cuál clase será la dominante en el mundo.

Ese contexto ideológico se refiere a si la burguesía, los empresarios, el neoliberalismo y su última expresión el neocolonialismo con sus perfiles genocidas, serán desplazados del poder y sustituidas por otras clases u otros grupos de clase más vinculadas al trabajo que al capital, aunque sea parte de la nueva estructura central organizadora, el desarrollo tecnológico.

En ese sentido podemos visualizar que, la lucha actual por la hegemonía mundial es una lucha revolucionaria.

Para que los países hoy hegemónicos, mantengan esta posición dominante, es fundamental que puedan contener a aquellos países que desarrollen medios de producción propios que puedan competir con la hegemonía establecida. De ahí surge la lucha contra Irán, Rusia, China y en menor nivel contra todos los países que conformaban la OPEP, metiendo a Venezuela.

En la actualidad, el desarrollo de medios de producción propios por parte de diversos países representa una amenaza para las potencias hegemónicas, ya que puede implicar una pérdida de poder y control sobre la economía mundial. Por lo tanto, es crucial para mantener la hegemonía económica y política que estos países sean contenidos y no logren competir en igualdad de condiciones.

Con la caída de la Unión Soviética se vivió por un tiempo lo que se llamó "el momento unipolar" donde el centro del poder mundial estaba en los Estados Unidos, aunque con la presencia de un grupo de estados con voluntad de poder para crecer y tener políticas propias independientes de la influencia de los Estados Unidos. De todos los países solo Irán y China, presentaban esta característica, dada la intervención que hizo Estados Unidos en Rusia y que prácticamente la acaba como país.

Este dominio duró plenamente hasta 2022 cuando llevado por sus éxitos en el desmembramiento de la Unión Soviética y en las revoluciones de colores en los antiguos países socialistas, se emprende lo que Estados Unidos consideraba la liquidación definitiva de la URSS, llevando a Rusia a una guerra en la cual ellos se veían triunfantes.

Pero no fue así, por el contrario fue un acicate para que Rusia tomara un camino plenamente independiente, revirtiera su tendencia a la declinación geo estratégica y tuviera un acercamiento más profundo con China, con grandes beneficios para ambos países, a pesar de las dudas que esta manifestaba sobre la necesidad de esta aproximación.

Con el enfrentamiento Rusia vs imperialismo en Ucrania, llega a su término el "momento unipolar" y ya hay que considerar a Rusia como verdadera potencia y a China como el poder emergente, del cual ni los Estados Unidos pueden prescindir.

En esta lucha contra Rusia, ahora si por la hegemonía total, se han tomado medidas de guerra como, restricciones a la importación de ciertos productos, sanciones económicas que dificulten el acceso ruso a los mercados internacionales, buscando mantener la dependencia de otros países de la economía global dominada por las potencias hegemónicas. Sin embargo ha logrado crear y mantener alianzas que han contribuido grandemente a su posición imbatible en la guerra y en la economía.

La situación actual de lucha por el poder hegemónico, viene influenciado por una serie de circunstancias completamente nuevas y ante las cuales nosotros, como país pequeño, debemos estar pendiente para tener una política adecuada a las mismas. Estas circunstancias son un acercamiento más profundo de Rusia y China. Hay que tomar en cuenta que ambas suman unos 1600 millones de habitantes. Un acercamiento imperialista que crea un imperialismo colectivo de 27 naciones. Un nuevo carácter de la guerra que cada vez se hace más de alta tecnología y por lo tanto más costosa.

Y por sobre todos estos elementos como factor para luchar contra la hegemonía de los poderosos debemos insistir en la unidad de América Latina, que es lo único que puede protegernos de sus apetencias.

Por ultimo hay que decir que basta ya de hegemonías belicistas y competitivas, necesitamos la hegemonía de la cooperación y la amistad sincera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 402 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: