La prueba PISA reafirmó en último lugar educativo a México

1. En 1993, producto de mi "año sabático" en la Universidad de Yucatán, hice una investigación y la misma Universidad me publicó el libro de más de 160 páginas: "Educación pública: México Yucatán", que fue una narrativa histórica. Por ello, además de mis experiencias como profesor y activista político/sindical durante 42 años, creo conocer bien lo que ha sido la educación pública. La he definido como muy deficiente porque todas las políticas educativas sexenales han sido discursos, planes y programas muy repetitivos. Nunca ha cambiado la educación porque las autoridades nombradas en la SEP –casi todas en 100 años- nunca tuvieron la obligación ni las ideas para cambiar nada. Su obligación máxima fue siempre asegurar la paz, sin problemas, en el sexenio.

2. Desde José Vasconcelos -el más grande secretario de Educación por fundar la SEP en 1921 y centralizar el sistema- casi todos los sexenios, hasta Bravo Ahuja en el gobierno 1970/76, de Echeverría Álvarez, fueron atendidos por un solo secretario de Educación. López Portillo tuvo dos, De la Madrid dos, Salinas a cuatro, Zedillo a dos, Fox sólo a Tamez, Calderón a tres, Peña a tres y Obrador a tres. Pero el problema no es de número de funcionarios que sólo obedecen órdenes, sino de funcionarios que tengan ideas, reflexiones y pensamiento profundo, para aplicar. Toditos los secretarios han sido "cero a la izquierda"; quizá, con excepción del teórico Muñoz Ledo, de 1976-77, ninguno tuvo alguna idea de lo que se necesitaba. Para todos lo importante fue garantizar la paz sexenal.

3. Mientras el presidente Petro de Colombia reconoce que su país siempre ha estado jodido en educación y es tiempo de cambiarla, el Presidente de México desconoce la prueba PISA "por neoliberal e ignorante". Diría el presidente AMLO que nuestra educación es de primer mundo, está por encima de Suecia, así como los servicios de salud son superiores a Dinamarca, nuestra seguridad mejor que Finlandia y nuestro clima mucho mejor que el de Noruega. Y añadiría que en el sexto año de su gobierno no habrá país en el mundo que pudiera superarnos porque se apoya en el pueblo que hemos educado para que sea el mejor. Obrador diría: si México está en penúltimo lugar de los 80 países que participan en la prueba PISA es por mala fe, porque PISA es conservadora.

4. Todos los presidentes han desfalcado al país y han sido los responsables de una muy funesta educación impuesta en México. El presidente Fox nombró en Educación a su incondicional Tamez, que más bien era el mandadero de él y su esposa; luego llegó con Calderón, Vázquez Mota, Lujambio y Córdova que perseguían la candidatura presidencial; con Peña fueron nombrados Chuayfet, Nuño y Granados, siendo el segundo precandidato presidencial y por último con el presidente Obrador fueron nombrados Moctezuma, Delfina Gómez y Leticia Ramírez, que han terminado de casi enterrar las educación por su profunda ignorancia hasta de lo elemental. Vasconcelos, Bassols y Torres Bodet, fueron incomparablemente los menos funestos que todos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 778 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: