La desarticulación y la autonomía política del chavismo genuino, es el problema de base

¿Tendrá el chavismo genuino, el del Plan de la Patria original 2013-2019, en las actuales circunstancias en la cual debe acarrear con el desprestigio provocado por la facción contrarrevolucionaria madurista, la posibilidad de reorganizarse y recuperar su rol de vanguardia, ya no sólo del pueblo chavista, sino de todos los empobrecidos de Venezuela, y transformarse así en una nueva mayoría política que transforme la correlación de fuerzas a su favor?

Respondemos sin duda alguna, que sí cuenta con tales posibilidades. Aun más, consideramos que es hasta ahora la única fuerza social en el campo popular que logra mantenerse gravitando en el imaginario de millones de venezolanos que tienen viva la esperanza de una vida mejor, y que a pesar de la crisis orgánica y política que la traición del madurismo le ha propinado, mantiene en las circunstancias actuales el potencial para renacer.

Ahora bien, para conseguir renacer, requiere reconstruir sus fuerzas, sacudiéndose la modorra y el ensimismamiento. Precisa recomponer su estructura organizativa y para lograr esto, necesita desplegarse pedagógicamente en la realidad de los empobrecidos; anidarse en el seno de la sociedad a hablar con la gente, tender todos los puentes posible de dialogo; aprender a escuchar y promover la unidad.  Abandonar los prejuicios y temores en asumir niveles de culpabilidad, aceptando las críticas y explicando las causas de la debacle, pero también denunciar con claridad y firmeza a los responsables de la traición a los intereses del pueblo, con seguridad el pueblo sabrá comprender, porque sencillamente el mismo chavismo genuino es pueblo.

 El chavismo genuino tiene que prepararse para confrontar, apertrechado de su programa de país (Plan de la Patria original 2013-2019), a las fuerzas burguesas que controlan el poder. El chavismo genuino podrá volver a ser la fuerza de vanguardia si se conecta con los problemas más acuciantes que sufre la población, si contribuye a la unidad revolucionaria y socialista del pueblo venezolano. Su renacimiento pasa necesariamente por vincularse a la conflictividad social que envuelve la vida cotidiana del venezolano. Y para ello cuenta con una plataforma programática, una guía de acción, el Plan de la patria original 2013-2019. Allí están dibujado los contornos de un nuevo país soberano e independiente y democrático popular, allí se plantea la construcción de una nueva sociedad radicalmente distinta.

Entonces, al chavismo genuino si quiere renacer, no puede se detenido por el desprestigio que echó sobre sus hombros el madurismo con el propósito de destruirlo, porque nadie que entre en el terreno político a disputarle el poder a las clases burguesas puede pretender no ser golpeado o embarrado de la miasma de este sistema, lo más importante está en nunca abandonar los principios y en sostener el propósito estratégico. La miasma de la cual fuera embarrado, sólo podrá disiparla el chavismo demostrando con su comportamiento público y usando las evidencias que otorga la misma realidad, que dejan al desnudo al madurismo como una corriente neo- liberal que es ajeno al planteamiento patriótico, nacionalista y socialista del chavismo genuino. Testimoniando que el madurismo ante el pueblo que el madurismo es una corriente hábilmente infiltrada en las filas de la revolución bolivariana para destruirla por mandato del capitalismo. Pero, ese debate debe darlo de manera sostenida y sistemática, siempre de cara al pueblo, relacionándose a los sectores populares a través de las luchas que este libra diariamente. Es así como se erige un partido verdaderamente revolucionario, así y no de otra manera es como renacerá el chavismo genuino.

Su renacimiento se cristalizará, asumiendo la direccionalidad de las luchas del pueblo contra la dominación del sistema del capital. Exponiéndole al pueblo los porqué, de que las luchas por incremento salarial, por una educación de calidad, gozar de un sistema público de salud, a tener derecho a un empleo digno, a vivir en paz con justicia social son aspiraciones que jamás podrán lograrse mientras predominen las lógicas del capitalismo, y que solamente en una sociedad donde imperen las lógicas del mundo del trabajo, en una sociedad de productores libremente asociados es que pueden garantizarse esos derechos.

En resumidas cuentas, el chavismo auténtico lo que necesita es construir su propia organización política, porque es de esa manera que podrá cambiar la relación de fuerzas que hoy hegemonizan las burguesías. En la desarticulación del chavismo genuino y en su autonomía política como partido revolucionario públicamente diferenciado del madurismo es donde está la base del problema que hay que abordar. 

Y después de 28J es que va a hacer falta la reorganización del chavismo. Después del 28J se podrá ver con claridad que la lucha que se libra en el seno de la sociedad venezolana es entre el capitalismo representado por el madurismo que se niega a desaparecer y el socialismo que quiere nacer, y solo el despertar del chavismo es hasta ahora la única fuerza política que puede acompañar las luchas del pueblo venezolano por su liberación.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 622 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: