Dos corrientes chavistas se disputan las siglas «PCV»

Hace poco más de 52 años, en el acto de instalación del 4º Congreso del Partido Comunista de Venezuela (PCV), el 23 de enero de 1971, Manuel Taborda, veterano dirigente obrero comunista, culminó su discurso con una frase lapidaria: «¡Este Partido no lo destruye nadie!»[1].

En ese momento la proclama tenía especial connotación por las recientes, significativas y traumáticas divisiones sufridas en el PCV con el vanguardismo guerrerista, a finales de la década de los sesenta, y luego con el socialreformismo a principios de los años setenta.

Pasado el tiempo, los pecevistas actuales la esgrimen automáticamente cual cliché, la recitan como un mantra, la repiten con tintes de inmutabilidad catequística o de designio divino. Por eso no es casual, sino necesaria, la diferenciación entre un comunista y un pecevista, puesto que el primero tiene los conocimientos, la ética, la conciencia de clase y la coherencia que deben distinguir a quien asume la doctrina marxista-leninista, mientras que el segundo sólo requiere ser miembro del PCV –el cual, aunque mantenga el nombre, desde hace décadas dejó de ser un verdadero Partido Comunista–.

Cuando la maquinaria del Gobierno-PSUV finalmente está ejecutando su intención de volver a tener las siglas «PCV» validando y apoyando la gestión presidencial –reeditando el seguidismo abyecto que tuvieron con Hugo Chávez–, el Buró Político (BP), encabezado por Oscar Figuera, desempolva la frase de Taborda y denuncia un «asalto al Partido».

Lo que no terminan de interiorizar muchos pecevistas –y algunos de los pocos comunistas que aún sobreviven en el PCV–, es que ese partido ya fue asaltado por una corriente chavista, capitaneada por Figuera, y que durante más de dos décadas se encargó de destruirlo política, ideológica, moral y orgánicamente, reproduciendo el estilo de dirección personalista y autoritario de su «Comandante».

Mientras unos exmilitantes, junto a inescrupulosos funcionarios del PSUV, llamaron a un supuesto «Congreso extraordinario de Bases del PCV», para el 21 de mayo de 2023 en Caracas, el BP lanzó por «redes sociales» –que es donde hace activismo– la campaña «Yo defiendo al PCV».

Pero, yo pregunto: ¿defender al PCV o a los cabecillas del BP? Porque ellos son los que han promovido en el PCV la reivindicación de «el legado» de Chávez y que se le tenga como ídolo; son los que se han caracterizado por las más groseras y descaradas violaciones estatutarias; son los que impusieron como delito no subordinarse ni ser sumiso ante quienes se erigieron en caciques; son los que desprestigiaron el significado de llamarse comunista. A ellos he dicho y digo no, porque justamente por todo eso, después de más de una década de combatir adentro sus desviaciones reformistas y oportunistas, decidí romper públicamente y plantear la reconstrucción revolucionaria del PCV, con los principios del marxismo-leninismo, por ende, una línea de ruptura frente a todo «progresismo» y populismo, que es exactamente lo contrario de ese «Congreso extraordinario de Bases».

En su momento, a pesar de despreciar a Sadam Husein, uno rechazó la ilegal guerra de EEUU contra Irak. Asimismo, uno se opone a las sanciones a Irán, y también denuncia la despótica teocracia de los ayatolás; o está en contra de la injustificable invasión rusa a Ucrania, al tiempo que condena al régimen reaccionario del país agredido. De igual manera, el rechazo firme e inequívoco a las acciones ilegítimas y arteras del PSUV para hacerse con las siglas «PCV», en ningún caso significa apoyo al BP que enlodó tan vergonzosamente la trayectoria del otrora glorioso PCV.

Más tarde o más temprano, incluso quizá con una nueva generación, tras una profunda y descarnada autocrítica, se deberá asumir la trascendental tarea de reagrupar y reconstruir el movimiento comunista venezolano. A ese objetivo siguen dedicados nuestros esfuerzos, y posiblemente estas líneas sirvan de algo. Mientras tanto, hay muchas luchas que seguir librando.[2]

* * *

 


 

[1] «Discurso de Manuel Taborda», en PCV, cuarto congreso. Documentos y resoluciones, Secretaría Nacional de Propaganda, Caracas, 1971, p. 63.

 

 

[2] Prefacio de Réplicas a Diosdado. En defensa del proyecto comunista, Editorial Aurora, Caracas, 2023.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2698 veces.



Carlos Aquino G.

Dirigente del Partido Comunista de Venezuela PCV. Analista político. Periodista de investigación.

 [email protected]

Visite el perfil de Carlos Aquino G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: