Binóculo

El milagro chino

Viéndolo en el buen sentido de la expresión, lo único pequeño en China, son los chinos, aunque en los últimos años alcanzan un tamaño promedio, salvo Xi Jimping que tiene 1.80 metros de estatura.

Todo es grande en China. Es el país con mayor población, 1.412 millones de habitantes y 9.6 millones de kilómetros cuadrados (diez veces más grande que Venezuela), como cuarta nación en tamaño. Tiene las mayores industrias instaladas del mundo, el partido político con el mayor número de militantes. Incluso, las dos únicas obras hechas por el hombre que se ven desde el espacio: La gran Muralla, que tiene 21 mil kilómetros de largo y tardaron 200 años en construirla y la Represa de las Tres Gargantas que tiene 15 mil kilómetros, construida en 17 años por 1.3 millones de trabajadores.

Es extremadamente complicada la historia de China. Y no es fácil que un occidental la entienda. Por ejemplo, cómo entender que inventaron la pólvora en el siglo VII, pero no las armas para agredir. Las dinastías, que nacieron hacen más de dos mil años, nunca se expandieron más allá de sus territorios, aunque algunas mostraron una crueldad terrible contra sus poblaciones. Inventaron el papel en el siglo II pero no se extendieron por Europa ni por el resto de Asia. Y fueron sometidos por la tecnología y modernidad europea, con diversas invasiones, entre ellas una de las más perversas como fue la inglesa.

Incluso, todo el proceso bélico después de la Segunda Guerra Mundial y las disputas entre Chiang Kai Shek, armado por Estados Unidos e Inglaterra, y las fuerzas de Mao Tzedong, una de las figuras principales del Partido Comunista, financiados y armados por la Unión Soviética, es un complicadísimo escenario, que más bien parece un juego de ajedrez, que finalmente hicieron imponerse a las fuerzas revolucionarias.

Y al nacimiento de la revolución, es necesario destacar el difícil trance de una sociedad casi prehistórica de 700 millones de habitantes, cuyo principal problema era la alimentación y traerla a la modernidad, como una necesidad para no ser devorada por el capitalismo. Por eso también uno de los graves problemas era sacar a su población del atraso.

De tal manera que los primeros años fueron de experimentos, avances y fracasos. Los grandes dazibaos enseñaron e informaron al público, las gigantescas fábricas de bicicletas, aliviaron el problema del transporte, la construcción de carreteras y vialidad, hicieron posible en parte, la llegada de más alimentos, y los planes experimentales del gobierno en busca de resolver el problema alimentario, hasta bien entrada la década de los 70 y que costó millones de vidas. De 1958 a 1961, lo que conoció como El Gran Salto Adelante, fue uno de los mayores fracasos, donde se calcula que unos 50 millones de personas murieron de hambre.

Incluso la Revolución Cultural de 1966, que fue una purga política por denuncias de Mao contra elementos de costumbres capitalistas, tuvo elementos que tenían que ver con concepciones acerca de la producción de alimentos y desarrollo tecnológico. Allí fue purgado Deng Xiaoping, quien jugaría un papel clave en la china post-Mao. Se calcula que murieron entre 15 y 45 millones de personas.

Para 1972 los chinos entienden la necesidad de la modernización, que incluía la tecnología y el desarrollo de la defensa. Pero en 1976 muere Mao, por lo que Deng Xiaoping y Hua Guofeng, emprenden el más agresivo programa que llamaron las cuatro modernizaciones: agricultura, tecnología, desarrollo y defensa, bajo una premisa que rezaba "no importa si el gato es blanco o negro, si puede cazar ratones, es un buen gato". Esto obligó a los líderes chinos a desprenderse de muchas de sus ideas preexistentes para adoptar nuevas formas de pensar. Por ejemplo, en 1985 Deng Xiaoping admitió: "la Zona Económica Especial de Shenzhen es un experimento. Necesitamos más tiempo para ver si ha ido bien. Le deseamos éxito, pero si falla, brindará lecciones importantes". En realidad, fueron cuatro las zonas económicas especiales con capital trasnacional. Y nacían las primeras inversiones extranjeras.

Entonces comenzó un modelo de desarrollo que puede interpretarse de varias maneras. Se produce una reactivación del capitalismo, pero de una manera distinta a Rusia donde el partido comunista perdió el poder, se desintegró, y los antiguos jefes del famoso PCUS, ahora son empresarios, hacen negocios, se cogieron los reales de los créditos del Fondo Monetario Internacional (FMI) Hubo allí una corrupción brutal que se medio controló cuando Vladimir Putin llegó al poder. En China en cambio, se restaura el capitalismo, pero bajo el control estricto del Partido Comunista, incluso se permiten cambios, tales como la entrada de millonarios a la militancia del Partido. Hay quienes opinan que se está aplicando el marxismo-leninismo más ortodoxo que es desarrollar las fuerzas productivas para ir poco a poco marchando hacia el socialismo. La Interpretación oficial es que es un socialismo chino que no se puede dar en ninguna otra parte del mundo. Y una de las grandes razones para el éxito, es la gran capacidad de los chinos para experimentar, evaluar, e ir tomando los resultados positivos para hacer nuevos cambios.

Es, sin duda, un socialismo con características chinas. Llevaron el pragmatismo al límite, sin olvidar los objetivos. Y para ello, nada se hace en China sin el control del Partido Comunista: control público, control del Estado, partido único, monitoreo del gran capital, especialmente el financiero y de la banca, los grupos privados corporativos deben obedecer al Partido-Estado. Hay un control político de supuesta protección al bienestar de la mayoría. También el partido controla el poderoso complejo militar. Quizás atendiendo a la reflexión de Mao: "La lucha de clases, la lucha por la producción y la experimentación científica son los tres grandes movimientos revolucionarios para construir un poderoso país socialista"

China es una sociedad altamente disciplinada, trabajadora, gigantesca y barata. Los chinos hacen planes a corto, mediano y largo plazo. Esos planes se evalúan y se cumplen a cabalidad, donde hay fallas, se van corrigiendo. Dan prioridad al desarrollo del país, es decir, a los intereses colectivos. Por ejemplo, la política de hacer énfasis en los bienes de consumo, es de apenas diez años para acá. Allí no hay problemas laborales, hay un respaldo del poderoso Partido Comunista a la visión de país, a la producción. Ya tienen todo planificado hasta el 2045, es decir, están hechos los planes hasta dentro de 23 años. Si hay errores corrigen, pero cumplen los planes.

Es necesario agregar que ese estricto control para por someter a la población, no es de ahora. Hay que sumarlos a las hambrunas, las purgas políticas que fueron terribles, todas con cientos de miles o millones de muertos. Por ejemplo, durante la Revolución Cultural, está muy reseñada la masacre de Guangxi, donde se calcula que hubo entre 200 y 500 mil muertos y más de 400 fueron canibalizadas. Es decir, se los comieron. Aún se recuerda la declaración de un empleado local, al periódico inglés The Guardian el 27 de noviembre de 1993, quien habló alegremente de los asesinatos y el canibalismo. Dijo con un toque de orgullo "En Wuxuan. . . comimos más personas que en cualquier otro lugar en China…".

China hoy, camina rápidamente a ser la primera potencia del mundo. La estocada final será la culminación de la Gran Ruta de la Seda.

Caminito de hormigas…

"Coño Olmos, no puede ser posible que yo tenga que pelar mi culo y agacharme detrás de un carro para orinar en la Zona Educativa. Si te vas por la parte de atrás, el patio enmontado está lleno de mierda, toallas sanitarias y papel toalet, que son usadas por maestras que van para allá y el propio personal. Los baños están llenos de mierda, no hay agua por ningún lado, los carros abandonados y dañados, y de paso una bandita de allí están sacando los zapatos y los uniformes para hacer negocios. Si mi Chávez viera esto, te juro que se echaría a llorar", fue el comentario de la subdirectora de un liceo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 737 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 [email protected]      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía