¿Por qué no paran de mentir?

No iba a escribir hoy … porque después de haber pasado un fin de semana con siete apagones que casi me destruyeron otra computadora ¡otra vez! --- ya estoy en la octava en 8 años ---, entre estos apagones, uno de 7 horas, otro de 5 horas, y otro de 3 horas, y entre enormes y constantes fallas del internet y fluctuaciones en le electricidad, además de ser otra vez casi atracado por jóvenes delincuentes armados a una cuadra de mi taller, pero me escapé a tiempo, y entre mi recuperación del Covid y de varios recientes ataques de mi enfermedad y dos crisis de insuficiencia cardiaca …

… a uno a veces no le da absolutamente ninguna gana de escribir nada sobre este país de nada, donde nada funciona como debe ser, donde no se puede hacer nada sin tener que lidiar innecesariamente con la maldad, donde no se puede confiar en nadie por nada ni para nada …

… en este país de la nada.

(Ay, pobrecito de mí, ay, ay, ay.)

Pero, bueno …

La verdad es que Venezuela no es un país de la nada, ni está repleto de nada, ni está lleno de gente hecha de nada que no vale nada excepto para quienes son como ellos, nada, gente que no piensan en nada, gente que no hace nada, ni nada tan exagerado al estilo, no, no, no … es que … yo me SIENTO así … es que … soy una de esas millones de víctimas impotentes y honestas de este desastre quien siente que ya no es capaz de hacer absolutamente nada en este país de mierda, como dice mucha gente, pero que yo siento como si fuera un país de NADA.

Nada más.

Es un sentimiento que se ha estado acumulando desde el 2013, tanto así, de que ahora, para mis sentimientos, Venezuela = nada, y por eso he decidido de irme de este país.

Porque:

- no puedo comer casi nada de lo que debería estar comiendo para no enfermarme más de mi enfermedad,

- no puedo conseguir nada de medicamentos que necesito para no morir anticipadamente de mi enfermedad,

- no puedo trabajar en nada de manera productiva, digna, y que genere suficiente dinero para sobrevivir,

- no puedo ir a ningún lugar, a nada, porque solamente puedo salir de noche (no puedo exponerme a la luz del sol) … pero … es demasiado peligroso salir de noche después de las 7 PM aquí en este sector … y no tengo carro, y no tengo dinero para pagar taxi, ni tampoco tengo carro blindado ni guardaespaldas, ni tengo escopeta, ni pistola, ni cañón, ni puedo correr, ni nada,

y

- no puedo confiar por nada en mis vecinos, quienes hasta ahora me han robado mis tuberías de agua, mi agua, un ventilador, un esmeril, un soldador eléctrico, y un montón de otras cosas, tan ladrones son que se han metido a mi taller a robarme … es que todos están desesperados por dinero, por dólares, para sobrevivir, y porque yo soy un extranjero en sus ojos (aunque soy venezolano), ellos piensan que yo tendría miles de dólares guardados por allí y que por eso me pueden robar y que eso no me afectaría …

… pero eso me afecta mucho

… de que alguien me robe, incluso el mismo gobierno quien me robó mi pensión que debería ser equivalente a unos $500 al mes, y no una porquería de menos de $30 al mes (ahorita vale alrededor de $16 al mes)

… en este país de __________.

(No sé si decir mierda o nada.)

Repito, no es que Venezuela sea un país de NADA, aunque no esté muy lejos de eso, pero así lo siento, Venezuela es ahora para mí un país sin alma, sin morales, sin futuro.

Es un país sin producción, sin mantenimiento, sin servicios públicos de calidad, sin salarios ni pensiones dignas, sin educación de calidad, sin pensamiento moderno (plagado de pensamiento colonial), es un país sin nada que sea beneficioso para el sano desenvolvimiento de una sociedad.

Nada, nada, nada.

Lean las noticias, y verán que Venezuela se encuentra desde hace varios años en un estado de cáncer social muy avanzado.

Bueno …

Hace un tiempo ya que veo titulares aquí en Aporrea (opiniones y noticias) donde dicen o insinúan y siguen insistiendo que quienes se opondrían al actual jefe de Estado venezolano y su gente, serían colaboradores del imperio (EEUU), o pro-imperiales (pro-EEUU), o sea, que serían enemigos del actual jefe de Estado venezolano y su gente, sin embargo, mientras esos escritores (y esas noticias) gritan a voz alta acusándolos de ser cómplices del imperio (EEUU) … bueno … pareciera que ellos mismos no se dan cuenta o simplemente no quieren darse cuenta de que el mismo jefe de Estado venezolano que ellos apoyan por supuestamente ser ferozmente antiimperialista, sería el venezolano tal vez más pro-imperial (pro-EEUU) de todo el país y tal vez de toda la historia de Venezuela.

Es que …

¿No fue él uno de los principales fundadores del Grupo de Boston en el 2002, un grupo de colaboración política entre los políticos del imperio (EEUU) y los políticos de Venezuela?

Sí.

¿No fue él quien decidió de abandonar el Plan de la Patria (antiimperialista) de Chávez e impulsar en vez la privatización del Estado, copiando así al imperio (EEUU) en su forma de gobernar?

Sí.

¿No fue él quien permitió que se quitara (2013 – hoy) el color rojo antiimperialista de los sitios web del gobierno venezolano para reemplazarlo por el color azul pro-imperialista de EEUU?

Sí.

¿No fue él quien le regaló (en el 2016) $500.000 a Donald Trump, el jefe mayor del imperio, presidente de EEUU?



¿No fue él quien le regaló dinero a la ciudad de Houston para celebrar su día de independencia del imperio de EEUU (July 4th, varios años seguidos además)?

Sí.

¿No ha sido él el mayor responsable y promotor de las zonas económicas especiales, un modelo fundamentalmente capitalista copiado del imperio (EEUU), y quien también ha propiciado el retorno de las grandes empresas del imperio (EEUU) para que vengan a explotar los recursos naturales de nuestra Nación?

Sí.

¿No es él quien públicamente le dio la bienvenida al dólar del imperio (EEUU) a nuestra economía venezolana?

Sí.

Sí señor.

¿Entonces?

¿Por qué no paran de mentir?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1294 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 [email protected]

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía