La disputa por la biblioteca la la UPEL-IPB desde hace décadas ¿Servirá para algo?

En el primer lustro de la década de 1990 (1990-1995) cuando curáramos estudios de grado en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Instituto Pedagógico Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa de Barquisimeto, UPEL-IPB, Profesor en Ciencias Sociales, Mención Historia, Departamento de Ciencias Sociales; un centro neurálgico en cuanto a circulación del conocimiento y personas era la Biblioteca Central Andrés Eloy Blanco, los otros lo fueron el Comedor y el estacionamiento por el transporte gratuito, todos siempre activos en la atención a la comunidad estudiantil, ello a pesar de la crisis económica y política que de manera agonal padecía Venezuela.

Hoy, 30 años después, lo anterior nombrado no es sino parte de la nostalgia que, con perdón del lugar común, que algunos expresan en la frase: "Cuando éramos felices y no lo sabíamos" … No discuto la veracidad de la misma, sino que tal vez por arrestos juveniles ciertamente fuimos felices compartiendo con los demás condiscípulos y el ambiente universitario de la época, entre la euforia y la tristeza, los amores y desamores, mejor si eran platónicos y había que ahogarlos entre discos de algina rockola (ya olvidé cómo se escribe ese aparato mágico de un negocio llamado "Brisas del Brasil" y "Barco al Mar", por ahí en la calle 64 y 51; el país, para bien y para mal, se ha transformado, así como también aquellos jóvenes ahora son cincuentones y hasta sesentones, como el suscrito. La vida ha transcurrido con su fardo de cosas, buenas y malas.

Entre las malas están, por ejemplo, que desde hace ya varios lustros, la Biblioteca Central del siempre muy apreciado Pedagógico de Barquisimeto es un elefante rojo rojito, verde, amarillo o blanco. Una instalación inútil. Una vez que se dañó hace décadas el sistema de aire acondicionado, ésta cerró sus puertas, aunque ya venía prestando un deficiente servicio: abría sólo por ratos, que si asamblea de empleados, las clases de formación en sistema de información que estaban recibiendo en la UPTAEB, entre muchas otras cosas… hasta que un buen día, la cerraron definitivamente, dizque todas las colecciones estaban contenidas y contaminaban a los empleados, según información oficial que una vez se oyó; en cambio, en la sede del Pedagógico llamado del Este, en las últimas semanas si se ha visto que está prestando sus servicios, al menos está con sus puertas abiertas varios días a la semana.

La Biblioteca Central de la sede del Pedagógico, sede del Oeste, sí se ha mantenido en sus trece, bajos varios candados, aunque recientemente se ha visto que unos carteles fijados en lugares muy visibles: a la entrada por la puerta de vidrio del estacionamiento así denominada informalmente, o en lugares frente al auditorio había otra pancarta, panfleto o pasquín como diría Gabriel García Márquez en "La Hojarasca", poniendo en duda reputaciones ajenas, describiendo un memorial de agravios y otras cosas de baja estopa; sobre lo que uno no se puede pronunciar ni a favor ni en contra por desconocer el fondo del asunto, la pertinencia o legalidad de designaciones de directores o directoras del gremio profesoral o de los empleados. Lejos de esa cuestión.

La pregunta nodal es del tenor siguiente, esa tal disputa por la gerencia de la referida Biblioteca Central de la UPEL-IPB, ¿servirá para algo? Es decir, quien quiera que toma el control de la misma área, ¿la va a poner en funcionamiento? O ya la internet, los libros y artículos en pdf o los ecosistemas digitales, ¿ya han sustituido el conocimiento que contienen los libros de papel o impresos? ¿Cuál es hoy el rol de las bibliotecas universitarias? ¿Hay otra cultura de la enseñanza y aprendizaje?

También, ¿la misión Venezuela Bella, no podrá instalar ese tal aire acondicionado que permite activar la biblioteca de la UPEL-IPB? ¿Por qué sólo se ha visto que sí ha atendido a la UPTAEB, donde a cada momento refaccionan su infraestructura? ¿A quién corresponde hacer las gestiones en ese sentido? ¿Al cuerpo directivo o la comunidad estudiantil, profesores, empleados y obreros?

Útilmente se ha visto que el presidente-candidato o viceversa denuncia que la oposición anda proponiendo privatizar la educación, él en cambio y a nombre de la revolución bolivariana, acosada y sancionada por occidente, destaca que siempre va a poyar la educación gratuita y de calidad, ¿cuándo refaccionará la biblioteca central de la UPEL-IPB? ¿Esperará que la comunidad universitaria upelista (¿se dirá así?), haga tal solicitud?

Esto está en duda porque la comunidad de la UPEL-IPB, todos sus gremios, aparte de militar todos en las filas de la oposición, luce totalmente pasiva, ya no hay la efervescencia de la década de 1990 a 1995; en consecuencia, la disputa por la biblioteca es una cosa inútil, más allá de significar una cuota de bonificación económica o prima de jerarquía; aunque se espera que los hechos digan lo contrario. Ergo, no importa quien dirija el área de biblioteca UPEL-IPB, es asunto es que la ponga a funcionar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3862 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 [email protected]

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: