(A propósito de las elecciones del 26 de mayo de 2023)

Toma tu tomate maduro trabajador universitario de la UCV

Las venideras elecciones de la Universidad Central de Venezuela del viernes 26 de mayo de 2023, no son cualquier elección y revisten una importancia vital para los trabajadores universitarios, particularmente y en general para el resto de los trabajadores venezolanos, tanto del sector público, como del sector privado. Esa importancia se debe a la necesidad imperiosa de elegir unas autoridades en sintonía con el actual estado de cosas y de la situación que viven los trabajadores venezolanos. Esas autoridades tienen como misión ponerse al frente de una agenda social de lucha que le haga frente y revierta en el corto plazo el desmantelamiento del estado de bienestar social, construido durante más de 70 años. Voy a ser enfático y preciso para hacer de este escrito para los que no son muy dados a las lecturas extensas, un argumento que convenza de la necesidad de votar en esas elecciones.

En la actualidad estamos en presencia del desmantelamiento del estado de bienestar social construido durante más de setenta años. Si tomamos como punto de partida de las luchas de los trabajadores venezolanos la huelga petrolera de 1936, serian 87 años de luchas de la clase trabajadora venezolana. Cada ley Orgánica del trabajo, cada Convención Colectiva y cada cláusula de esos instrumentos legales han costado sangre, sudor, lagrimas, muertos, desaparecidos y presos políticos. Acá nada nos han regalado. Sin embargo hoy somos testigos y vemos con estupor como el gobierno del presidente autodenominado obrero, Nicolás Maduro, desmantela ese estado, dejando a la clase trabajadora en una absoluta situación de precariedad tanto económica como social. La flexibilización de la relación laboral es uno de los signos de esa política y que se traduce en la ausencia absoluta de protección por parte del órgano rector en materia laboral como lo es el ministerio del trabajo y su flamante ministro, Francisco Torrealba, llave del primero y ambos venidos del Metro de Caracas C.A. cuando esta empresa y el mismo sistema de transporte funcionaban como reloj suizo. Estos dos personajes disfrutaron de ese estado de bienestar social como trabajadores, ése que ahora pretenden desmantelar a la sombra del poder político. Veamos y enumeremos todo lo que han eliminado de facto y que es letra muerta en la práctica:1) salarios: que hoy día están siendo bonificados y como consecuencia de esa bonificación, no tiene incidencia en las prestaciones sociales, ni incrementa el monto de las prestaciones sociales. 2) prestaciones sociales: que como consecuencia del anterior numeral 1 permanecen estáticas y sin crecimiento lo que conlleva a su desaparición en el largo plazo por efecto mismo de su estancamiento y de la subida del dólar. 3) HCM: en la actualidad ningún trabajador goza de un seguro de hospitalización, cirugía y maternidad que cubra sus necesidades en materia de salud. 4) Cajas de Ahorro: todas las cajas de Ahorro del país y de los trabajadores van camino a su desaparición por falta de los aportes tanto del trabajador como del patrón y que el gobierno retiene sin causarlas a sus legítimos dueños. 5) eliminación y disminución de primas salariales: acá hacemos una aclaratoria, la diferencia entre una prima y un bono es que la primera tiene incidencias (aumenta el monto del Bono Vacacional y del Bono de Aguinaldos más las prestaciones sociales) y el segundo no. El bono es pagadero de una sola vez. 6) imposibilidad por cualquier vía de préstamos hipotecarios o para adquisición de vehículos nuevos o usados como consecuencia de la descapitalización de las cajas de ahorro. 7) fideicomisos: el fideicomiso son los interés causados por los montos acumulados de las prestaciones sociales de los trabajadores y que toma como referencia el promedio de los interés que pagan las principales entidades bancarias del país tanto de la tasa activa como de la pasiva, esto se liquida anualmente al trabajador y constituye parte de su ingreso en un ejercicio fiscal (1 año). 8) Convenciones colectivas: eliminadas vía decreto por el memorándum 2792 (que ironías de la vida, el 27 hace recordar el 27 de noviembre del 92 y el 92 la asonada militar de Chávez de ese mismo año), 9) bono de Aguinaldo: no sufrirá incremento porque no hubo aumento salarial pero sí devaluación, porque el bono de aguinaldo del año 2022 fue calculado a razón de un dólar a 8 bolívares mientras el de este año será calculado a razón de aproximadamente 30 bolívares por dólar. Saque usted sus cuentas. 10) Bono Vacacional: este año usted recibirá como pago de su bono Vacional un monto inferior al del año pasado porque el del 2022 se calculó a razón de 8 bolívares por dólar y el de este año a razón de 30 bolívares por dólar pero no habiendo variaciones en el monto. Aclaramos que decimos 30 bolívares por dólar haciendo una proyección según el comportamiento de la divisa al 31 de julio del año 2023. Saque usted las cuentas y determine el nivel de empobrecimiento en que han sumergido al trabajador universitario y a los trabajadores en general.

El plan del gobierno aliado con FEDECAMARAS Y CONSECOMERCIO es la eliminación de ese estado de bienestar que mencionamos supra y establecer nuevas reglas de juego para el mercado laboral flexible con mano de obra barata y que pronto se convertirá sino es que ya lo hizo en un mercado laboral semiesclavo sin futuro y sin expectativas. El mercado laboral del sector privado igualmente presenta características y condiciones en la actualidad de precariedad a pesar que pagan relativamente mejores salarios. Hablamos de salarios que en el mejor de los casos pueden estar rondando los 300 $ pero son cancelados como bonos.

Por todo lo anterior es que las nuevas autoridades de la UCV a ser electas deben ponerse al frente de las luchas de los trabajadores con una agenda social de lucha. No hablo de confrontaciones estériles, no hablo de tumbar gobiernos por vías no democráticas, no hablo de desórdenes callejeros, no hablo de disturbios, no hablo de utilizar a la universidad Central de Venezuela como carne de cañón en contra del gobierno, no. Hablo de que la razón no pelea con nadie y que la universidad debe y tiene que ser un factor de equilibrio, de defensa de lo justo, de defensa de la CRBV, de defensa de La Ley, de defensa de la razón y de defensa del estado de bienestar que nos viene siendo arrebatado. Los profesores por fin entendieron que no son una elite y sí trabajadores universitarios igual que cualquiera de este país.

La invitación es pues a votar por la fórmula de su preferencia. Sin embargo acá les dejo indicado de por quién votara este humilde escribidor, no sin antes alertarlo de que hay candidatos del gobierno que de ser electos en un supuesto negado terminarían por entregar lo poco que queda de autonomía universitaria. Ayer el gobierno (24 de mayo de 2023) entrego el complejo de piscina de la UCV como una especie de maniobra y mensaje a la comunidad universitaria diciendo que le importa la universidad. Pilas con esto último. El gobierno de Nicolás Maduro no quiere, ni le interesa, ni le conviene una universidad democrática, pluralista, autónoma y que sea la conciencia del país para los tiempos que vivimos. Una universidad que alumbre el camino a transitar. En estas elecciones habrá segunda vuelta y nos estaremos jugando a la Universidad Central de Venezuela y las luchas sociales de carácter reivindicativo, más la defensa de lo ya alcanzado y logrado en más de 70 años de lucha, donde por cierto la Universidad Central de Venezuela jugo un papel fundamental.

Mi fórmula para votar será así: Rector Humberto Rojas, Vicerrector Académico Fátima Garcés, vicerrector Administrativo José Balbino León y secretaria Vilma Núñez. Como podrán ver votaré cruzado porque pertenecen a fórmulas distintas. La invitación es pues, a votar por la fórmula de tu preferencia. Vota este viernes 26 de mayo de 2023 profesor/a, estudiante, trabajador/a, jubilado/a, egresado/a.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2164 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter