El diario de Oscar Heck – el 11 de junio del 2024

Por fin llegó el agua vía las tuberías.

Aquí casi no llega el agua excepto durante los dos o tres meses antes de cualquier elección, como para comprar votos, sí señor, así es.

Hemos comprado agua de cisternas desde el 2017, mientras nuestros vecinos han desviado el agua de nuestras tuberías subterráneas (de 5 casas aquí en la parte alta) para llenar sus tanques más abajo, o sea, para llenar sus multitudes de tanques más rápidamente, de esta manera impidiendo que el agua llegue más arriba donde yo vivo (el agua llega durante solamente algunas horas), pero, no hay nada que hacer, si no, esto se transformaría en un baño de sangre entre vecinos, y no quiero morir todavía, ni tampoco quiero matar a esos malditos ladrones, por ahora (muchos de ellos son funcionarios o exfuncionarios corruptos, policías, militares, y funcionarios de los cuerpos de inteligencia, etc., y andan armados).

Pero, la cosa es aún más grave.

Mis propios vecinos también me robaron todas mis tuberías de agua, eso, aparte de haber desviado mi agua, sí señor, eso es lo que pasa por estos lados, y no solo por aquí, sino probablemente en muchas partes del país también.

Esto ocurre en cada una de las calles de mi sector (como 15 calles) aquí en el estado costero de La Guaira, y me pasó igual en el Táchira en la frontera con Colombia, y en Güiria, en el extremo oriente del país (también me robaron la poceta, y más tarde, la casa completa, con todo lo que tenía adentro).

Bueno …

Esa es la Venezuela de hoy.

Que yo sepa, o tal vez me equivoque, no sé, pero no creo que eso pasaba antes, o si pasaba, era una cosa rara (hablo del desvío y el robo de agua y tuberías por parte de los vecinos), pero hoy, este fenómeno pareciera ser común y aun tal vez rampante, particularmente en los muchísimos sectores del país donde el agua no llega regularmente o llega rara vez, como aquí.

Las cosas no van bien aquí en Venezuela, no señor, aquí, en uno de lo países que más agua dulce tiene en todo el mundo.

Sí señor, así es.

Un país de agua, sin agua.

Y, para que sepan, jamás avisan exactamente cuando llegará el agua, entonces una de las cosas que ocurre es que la gente se va a trabajar, como siempre, pero si viven el la parte baja, sus tanques se desbordan mientras ellos están trabajando, botando agua por todas partes, es más, las cloacas y algunos pozos sépticos empiezan a desbordarse también, porque me imagino que el agua que se está botando por todos lados (incluso desde las tuberías subterráneas podridas de aguas blancas) se filtra dentro del sistema de tuberías de las cloacas, que también están igualmente o más podridas.

Aquí les pongo un enlace que me mandaron hoy por casualidad desde Maracay (centro de Venezuela), donde ocurre más o menos lo mismo:

https://www.instagram.com/reel/C76k41CxjvB/?igsh=MXMxdG1tMTJ4MnFtdw%3D%3D

Bueno …

Desde hace varias semanas, ando casi todos los días en la calle vendiendo chucherías (para sobrevivir), y cargo mi teléfono, el cual uso unas 10 veces al día para revisar Aporrea y Google Noticias Venezuela, pero, ¿saben qué?, así como ha ocurrido en el pasado en las semanas antes de las elecciones, casi todos los sitios de noticias independientes que publican titulares donde describen las tragedias que ocurren aquí en Venezuela todos los días, o las tragedias de los emigrantes venezolanos por ejemplo, están bloqueados aquí en Venezuela por el Estado venezolano, o sea, el Estado venezolano no quiere que la (a menuda falsa) imagen de Venezuela que ellos proyectan, sea contaminada por la realidad de lo que ocurre realmente aquí en Venezuela todos los días, como por ejemplo, las miles de muertes debido a la desnutrición crónica o debido a la falta de atención médica oportuna, o el enorme número de venezolanos y venezolanas que se están yendo del país todos, todos, todos los días (y los devastadores efectos sobre nuestras familias), o la escasez crónica (para el 80% de la población) de dinero, comida, ropa, zapatos, agua, luz, escuelas adecuadas, atención médica de calidad, etc., etc., etc.

Cada día en las calles veo lo que sería casi el total opuesto a lo que el Estado venezolano proyecta en su (a menudo falsa) propaganda mediática y lo que dicen en sus noticias donde normalmente solo muestran lo poco bueno y bonito que hay y evaden todo lo feo, es como ver dos películas simultáneamente, una, un documental sobre Venezuela, y la otra, una película de ciencia ficción o de fantasía o de comiquitas para los niños inventada para burlarse de nosotros.

Bueno, eso es todo por ahora.

Gracias por leer mis articulos.

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 797 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 [email protected]

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: