El día del estudiante y la juventud hoy

Toda juventud tiende a ser revolucionaria, es decir, preguntona, irreverente, atrevida, pero según mi experiencia es terreno muy fértil donde la contra revolución la puede manipular, me refiero a la provocación; ésta, a manera de péndulo se mueve entre dos extremos. La provoca para llevarla a la violencia ó la provoca para llevarla al halago a la vida fácil.

El rol histórico que le corresponde a los partidos revolucionarios, especialmente a los partidos comunistas y obreros, a los partidos marxistas leninistas, es ofrecerle a la juventud un espacio libre, si, plenamente, pero con mucha disciplina, donde puedan alimentarse de las verdades históricas que la auto protejan de las provocaciones, por una parte, y por otra, que los rasgos revolucionarios señalados arriba, sean administrados con probidad, sabiduría y asertividad. En el Partido Comunista de Venezuela, se le pone mucho empeño a ese compromiso. Empeño que se puso a prueba en el recién culminado, exitosamente, XVI Congreso Nacional.

La memoria histórica necesaria sobre el 21 de noviembre de 1957 es un excelente momento para ejemplificar lo que hemos planteado. El PCV jugó un papel estelar en la lucha contra la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez, plenamente reconocido por investigadores de la historia de todas las tendencias. Incluso por el presidente Nicolás Maduro en su discurso en Cantaclaro el domingo 10 de marzo de 2013, cuando el PCV lo postuló a la presidencia de la República. Tan estelar fue ese compromiso, que obligó a la CIA a inventar el Pacto de Nueva York, involucrando en ello a Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba.

El 21 de noviembre de 1957, huelga estudiantil universitaria frontal contra la dictadura, fue consecuencia y al mismo tiempo causa. El año 1956 y 1957 se produjeron una serie de sucesos políticos, nacionales e internacionales con evidentes perfiles revolucionarios. En el 56 se produce la nacionalización del canal de Suez y se instala en Sierra Maestra la vanguardia que el 1 de enero del 59 tomaría el poder en Cuba derrotando la dictadura de Fulgencio Batista.

En 1957 la juventud venezolana se alimentó del discurso de Mao ante la Conferencia Nacional del Partido Comunista de China (12 de marzo) y, de la pastoral del arzobispo de Caracas Rafael Arias Blanco, el 1 de mayo. Ideas que mueven montañas. En junio se produce una verdadera obra de arte en política de unidad hacia objetivos comunes. Su artífice fue el PCV. En plena clandestinidad lograron realizar contactos precisos y constituir una Junta Patriótica integrada por Silvestre Ortiz Bucarán de AD, Enrique Aristiguieta Gramcko por COPEI, Guillermo García Ponce del PCV y Fabricio Ojeda de URD, quien presidía dicha Junta Patriótica. Son, lo que comúnmente llamamos, decisiones probas, sabias y asertivas… ¿Y que demuestra la historia?.... Que ellas conducen al éxito; y así ocurrió.

Al mes, julio 20, el Partido Comunista de Colombia crea el semanario ‘’VOZ’’, otra fuente de inspiración para la unidad en la lucha. El 30 de julio la dictadura de Batista asesina al dirigente revolucionario cubano Frank País, el 1 de agosto cuando le fueron a dar sepultura en Santiago de Cuba, el pueblo administró su rabia y convirtió el hecho en una huelga política general de cinco días contra la dictadura.

La Junta Patriótica actuaba. Muchos contactos pocas reuniones. Contactos con militares y un plan insurreccional empezó a tomar cuerpo. Y para que levantara bien cuando estuviese en el horno, hacía falta la levadura. Le tocaba pues a la Juventud Comunista de Venezuela (JCV) jugar su papel. Y, siguiendo el ejemplo de la Junta Patriótica se trazaron la necesaria unidad del movimiento estudiantil universitario. Vincularon la UCV con otras universidades especialmente la UCAB, con una política amplia, sin exclusiones, sin discriminación, sin sectarismos lograron una gran unidad. Veamos los nombres tomados de fuentes válidas. Antonio José Urbina (Caraquita), Héctor Rodríguez Bauza, J. R. Núñez Tenorio, Mercedes Vargas (Chela), Hilarión Cardozo, Alfredo Maneiro, José de la Cruz Fuentes, Ramón Espinoza, Alejandro Arratia, Leticia Bruzual, Rodriguez Mudarro, Alba Llaramandi, Enver Cordido, Julio Escalona, Emilio Santana. Juventudes de los cuatro partidos e independientes.

La dictadura actuaba, la CIA actuaba, los vacilantes y reformista del exterior actuaban. Hubo un detonante. El dictador se presentó al Congreso, a su Congreso y anunció la realización de un plebiscito sobre su presencia en el poder. Ante este hecho, con la coordinación de la Junta Patriótica se decidió protestar esa burla y el 21 de noviembre ardió Troya. Huelga general universitaria, reparto de volantes, acciones intempestivas, una de ellas muy exitosa fue la presencia activa y beligerante en el Primer Congreso de Cardiología. El aparato represivo masivo tomo la UCV. El estudiantado demostró unidad, coherencia, habían sido preparados contra las provocaciones y posibles infiltraciones. Lo más importante y trascendente, el impacto ante el pueblo y ante militares ya comprometidos. Algunos investigadores han dicho …’’no hay un 23 de enero sin un 21 de noviembre’’. La Junta de Gobierno post derrota de la dictadura, en reconocimiento a la gesta estudiantil declaró oficialmente el 21 de noviembre como Dia del Estudiante.

¿Por qué nuestro empeño en ser militantes de la memoria histórica necesaria de los pueblos? Porque a la política excluyente, sectaria, persecutoria, abusadora al extremo del poder del actual gobierno presidido por Nicolás Maduro, debemos darle una respuesta científica, apegada a la verdad, con pruebas contundentes. La juventud de hoy está en el derecho y al mismo tiempo la obligación de conocer la historia de la lucha de clases en Venezuela y el papel que han jugado los partidos políticos en esas luchas. Que las mentiras contra el PCV lo que hacen es dividir más al pueblo. La juventud comunista en Venezuela ha cumplido y cumplirá el compromiso que la historia le demanda. Prepararse contra las provocaciones, ser militantes de la dialéctica científica y someter a la práctica, permanentemente, tres manifestaciones; probidad, sabiduría y asertividad. El ejemplo del 21 de noviembre de 1957 le pertenece a la cultura revolucionaria. Contra ella no hay manipulación posible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 441 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter