El miedo: sufrimiento más venenoso del capitalismo contra la humanidad

El escritor y psicoanalista Eckhart Tolle, señala que el estado del miedo psicológico está divorciado de cualquier peligro real e inmediato y puede adoptar diversas formas, como preocupación, ansiedad, nervios, tensión, temor, etc. El miedo se refiere a algo que podría ocurrir y no a algo que ya está ocurriendo; es decir, tu mente está en el futuro. Mientras el ser se identifique con su mente, el ego dirigirá su vida. Debido a su naturaleza fantasmal, el ego es vulnerable e inseguro, por lo que se siente amenazado constantemente. El mensaje que recibe el cuerpo desde el ego, desde ese falso yo fabricado por la mente, es: peligro, estoy amenazado, y la emoción que genera este mensaje, es el miedo. Por esto, tú como ego, no puedes permitirte estar equivocado. Equivocarse es morir. Esto ha motivado muchas guerras y ha causado la ruptura de innumerables relaciones. El naturópata Guerrino Montoya, afirma que entender el ego en una sociedad mercantilista y deshumanizada, donde el humano está haciendo lo posible por existir y hay poderes de facto que buscan minimizarlo o eliminarlo, es difícil. El capitalismo salvaje ha entrado a erradicar la propiedad individual para convertirla en propiedades colectivas de élites. Solo hay una fuerza que toma diferentes expresiones, de formas y grados, el miedo tiene muchas formas en el ser humano. Solo existe una energía con diferentes expresiones, la misma energía del odio y del amor; miedo y seguridad, es la misma; consciencia y temor, es la misma; pero, en diferentes manifestaciones y depende del individuo en cuanto a la educación y desarrollo de sí mismo eso que llamamos autorrealización. La psicoterapeuta Xiomara Castro, asegura que es importante reconocer el miedo como una amenaza y la respuesta ante ésta produce dos vertientes: parálisis y acción. Es importante preguntarse cómo enfrentarlo, si me paralizo o actúo. El miedo es un componente mental, solo está en nuestra mente. El miedo esclaviza, minimiza, arropa, se puede convertir en el coco, en el monstruo, o la sombra. Todo ser humano tiene este componente, es algo inherente a su ser, nacemos con él y a medida que va creciendo lo vamos alimentando, viene del lado bueno, viene en el reptil del ser, en la parte reactiva del ser humano. Necesitamos aprender a manejar los miedos, ya que produce enfermedades emocionales y físicas, y puede conducirnos hacia actos que podrían transformar a una sociedad, llevarla hacia el precipicio gracias a entes externos que en ocasiones son manejados o inoculados por expertos que se dedican a mercadear con las debilidades de muchos y los esclavizan alimentando esos miedos.

Este preámbulo es fundamental para entender muchas situaciones que ocurren en la sociedad. Todo tiene su razón de ser, su causa y efecto. Si bien es cierto que, el miedo es una emoción inherente al ser, también es cierto que al poder oscuro le conviene generar ese miedo, para transformarlo en un caos individual o colectivo porque la mente del ser humano no está preparada para enfrentar esas emociones producto del ego porque éste te dice que equivocarse es morir, que fracasar no está permitido. Por esta razón, el miedo, es el sufrimiento más venenoso del capitalismo contra la humanidad. El poder oscuro lo inocula en el planeta para que el humano se paralice más que para tomar acciones. Explicar lo anterior nos lleva a comprender algunos escenarios políticos actuales, como el caso de la pérdida del Plebiscito Constitucional de Chile, celebrado el pasado 04 de septiembre, con el fin de determinar si la ciudadanía estaba de acuerdo con la propuesta de Constitución Política de la República, redactada por la Convención Constitucional, promovida, por Gabriel Boric, la cual tuvo como resultado que fue el proceso electoral con mayor participación en la historia de Chile, pero rechazada por el 62% de la población, convirtiéndose en el primer país en rechazar una constitución redactada por una asamblea elegida democráticamente que lo obliga a continuar con una Constitución con más de 40 años de vigencia, escrita a puertas cerradas por un grupo de juristas cercanos al dictador Augusto Pinochet, siendo aprobado en 1980 tras un cuestionado plebiscito que no contó con registros electorales. Paradójicamente este hecho es adverso al llamado que hizo el presidente; pero tiene su fundamento en la campaña multimillonaria del terror y noticias falsas que usó el comando de la opción contra el Apruebo, bajo los argumentos de la implementación en el país de un régimen caótico, expropiación de viviendas y propiedad privada, la apertura masiva de fronteras para el ingreso de "migración del crimen organizado", la apertura de la crisis, inestabilidad social y económica; la imposición de una propuesta irreal, idealista, postura extrema en lo político, refundacional, antipatriota, imposible de realizar y basada en la confrontación, eliminación de la bandera, que se podría abortar hasta los nueve meses de embarazo, que no se podría heredar los fondos de pensiones o que los mapuches quedarían impunes en caso de cometer delitos, etc. Los fake news se apoderaron del debate que han instado a algunos expertos a buscar la explicación del porqué la desinformación caló tan hondo en los electores.

Ante este pobre escenario, pero necesario para que el presidente Boric despierte, tomé otras acciones y no se paralice, es obligatorio redimensionar las políticas a usar, porque la confrontación es con el establishment político, con el poder oscuro (al que se suma los grandes medios de comunicación) que infundió, sigue y seguirá haciéndolo para confundir la nueva constitución con el monstruo, el caos, la sombra de otras corrientes de la región. Es importante que el gobierno de Boric se avoque ahora a abordar a los chilenos en materia de salud psicoemocional, como primera medida reflexionar sobre qué les robó la posibilidad de lograr un cambio o transformación en una sociedad; investigar sobre cuál es el miedo que da a ese cambio; de qué manera las decisiones que se toman, conducidas por el miedo, pueden perjudicar o alejar una situación, o un hecho trascendental, que iba a beneficiar un país. La gran interrogante es ¿por qué? ¿Por qué si a veces sabemos lo que debemos hacer, si el pueblo chileno había elegido en diciembre de 2021 un cambio, aun así, no se logró este objetivo? ¿Será que el pueblo no tenía el objetivo claramente definido? ¿Será la falta de complemento o de voluntad? ¿Será que el pueblo está enfermo mentalmente producto del ego, desde ese falso yo provocado por las élites, de peligro y amenaza? De ser así, si el compromiso (puesta en acción) fue lo que no tuvo el pueblo chileno, entonces el miedo en colectivo fue la paralización, los pensamientos negativos, controlado por esa fuerza. Además de las habilidades estratégicamente manipuladas, fueron los acompañantes de la mayoría que asistieron a votar al plebiscito. Muchos ciudadanos perdieron la capacidad para reconocer los elementos positivos que contenía esta cita histórica, lo tenían al frente; pero, el factor miedo no los dejó ver el lado positivo y beneficioso, pues el miedo los arropó, a pesar de que el miedo estaba en sus mentes.

Ese sufrimiento venenoso del capitalismo seguirá latente en esta sociedad mientras que arriba están los intereses de mentes enfermas que manejan las estrategias de manipulación para mover los miedos con hilos muy finos y con perfecta agilidad hacen sus actos en cada escenario geopolítico que sientan perder el control. Y en la parte inferior está el principal objetivo de interés; es decir, la sociedad, los nadie, los invisibilizados. El pueblo chileno debe superar las fronteras del ego para superar las del miedo. Este es el primer eslabón que debe abordar Boric. Si bien él no es el culpable porque este estado de desequilibrio emocional es manejado por un poder mucho más fuerte que tiene muchas raíces, de aquí en adelante él es el responsable de preparar a los chilenos en un contexto mucho más profundo que es el Ser interior. Será el desarrollo de una humanidad más consciente y más despierta. Una Hum (Ohm) Unidad, porque la unidad es lo único que existe. Una humanidad despierta que se le reanime y reivindique en sus bases para el desarrollo de su potencial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 429 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 [email protected]

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: